viernes, abril 28, 2006

El hombre del tren

En Japón, aparte de leer mangas y ver anime, también se hacen cosas más normales desde el punto de vista occidental, y una de esas cosas es ver series de TV, o lo que ellos llaman "doramas" (dramas). Esto no pasaría de ser algo normal si no fuera porque, como no podría ser de otra manera, están hechas con el particular encanto que siempre imprimen los nipones a sus creaciones, impregnadas por un inconfundible "espíritu" anime. Es el caso del dorama que nos ocupa: Densha Otoko. Reconozco que al principio me dio bastante pereza descargarlo con todo lo que tengo en cola, pero una vez comencé a verla no pude parar.

Densha Otoko trata de un retraído otaku (pero un otaku de los buenos, de los de verdad) cuya deprimente y monótona vida, ligada exclusivamente al anime y los videojuegos, se ve repentinamente alterada cuando defiende a unas mujeres de un borracho en el metro y recibe su gratitud en forma de regalos. Una de las agradecidas féminas es una preciosa joven que le manda un juego de tazas de té, pero también adjunta su número de móvil, y eso pone muy nervioso al protagonista, que se meterá en un concurrido foro de solteros para pedir consejo sobre si llamarla o no. Lo que no sabe es que con el primer post estará comenzando una leyenda...

Lo que me gustaría resaltar primero es que esta serie está basada en un hecho real. El foro existe (aunque no es el mismo que sale en la serie), el post existió y además está guardado en esta web (otra cosa es que lo entendáis). Éste era el segundo dorama que veía, después de GTO drama, por su culpa me estoy empezando a enganchar también a este tipo de producciones, como si no tuviera bastante con el anime.

Densha Otoko engancha desde el primer minuto, y eso es posible gracias a una equilibrada mezcla de comedia, drama y romance que discurre siempre fluida entre el mundo real y el cibernético, con unas conversaciones en el foro muy novedosamente integradas en la historia y unos foreros que no están sólo de adorno. También es cierto que el humor está demasiado "animetizado", pero es parte de su gracia y hay que aceptarlo de buen grado. Por cierto, la banda sonora es fantástica y el opening, hecho por el estudio Gonzo, de lo mejor que he visto.

En definitiva: Densha Otoko es genial, hilarante, dolorosa en ocasiones, pero, ante todo, es una hermosa historia de amor entre dos personas de mundos muy diferentes que, sin embargo, tienen algo fundamental en común. Lo que eso fundamental sea ya os lo dejo descubrir a vosotros. A los que tengan a bien verla les esperan por delante 11 episodios + 1 especial. Está prevista una película pero ni es una continuación ni los personajes principales no son los mismos, por lo que no la espero con especial ilusión.

A cuidarse.


2 comentarios:

HeV dijo...

Ten cuidado que engancha mucho la serie, a mí me lo comento un amigo y no podía creermelo, pero sí, él está enganchadísimo!!

Sallem dijo...

Menos mal que es corta XD.