lunes, junio 11, 2007

Lago Negro

Llevo bastantes semanas sin comentar anime alguno, de modo que estos días me he puesto serio y he acabado de ver una serie que tenía a medias: Black Lagoon.

Levantarse, ir al trabajo, aguantar a los jefes, comer, aguantar a los jefes otra vez, cenar, dormir poco y mal... La vida moderna es rutina, agobio, tensiones. Cualquiera con una vida así daría lo que fuera por alejarse de esas cosas, por poder huir a un lugar lejano donde olvidar que una vez se desperdició la vida entre monitores, gritos e informes. Claro que tampoco hay que irse de un extremo a otro como le pasa a Rokuro Okajima (alias Rock): pasar de ser un hombre de oficinas a miembro de un grupo de peligrosos mercenarios afincados en la ciudad más peligrosa del mundo es demasiado... radical, ¿no?

Me encanta la fantasía, la magia, las historias de personajes con poderes increíbles , aunque de vez en cuando echo en falta algo que me devuelva al mundo real, algo como Black Lagoon. Bueno, no es que esta serie esté libre de gente "muy difícil de matar", pero lo considero una licencia justificada que no encaja mal en el contexto dibujado.

Y es que este anime nos mete de lleno en el infierno: Roa Napra, una ciudad donde la única ley es que no hay leyes y las distintas mafias se baten constantemente en pos de sus ilimitadas ambiciones. Aquí nadie sobrevive honradamente, y eso incluye a la compañía Black Lagoon, que se dedica a hacer trabajitos en su barco armado. Da igual si es la mafia rusa, la triada china o quien sea, mientras paguen bien.

Black Lagoon consta de dos partes de 12 capítulos cada una (separadas por motivos que desconozco): la primera podría considerarse de presentación, ya que se centra en dibujarnos a los personajes y en el proceso de adaptación de Rock a una vida que en un principio no parece sentarle nada mal; la segunda, que tiene el sobrenombre de Second Barrage, enseguida adquiere un hilo argumental fijo, centrándose en una guerra de mafias y mostrándonos las dudas de un hombre que no sabe si caminar hacia el sol o hacia la oscuridad.

Los personajes son uno de los puntos fuertes de la serie, ya que si bien el protagonista no es nada del otro mundo, enseguida nos atraparán sus compañeros y la biodiversidad criminal que puebla Roa Napra. Lo malo es que 24 episodios se quedaron cortos para desarrollarlos todos.

Técnicamente Black Lagoon se mantiene siempre en un nivel bastante alto, aunque en algún episodio noté bajones notables en la calidad del dibujo. La música se adapta bien a cada situación y el tema del opening es acertadísimo, pues captura toda la esencia de la serie.

Resumiendo: Black Lagoon es totalmente recomendable. Eso sí, no es apta para morales delicadas ni para los que no gusten de ver constantemente la peor cara del ser humano. Yo le hubiera quitado algunas fantasmadas, y ciertos detalles puntuales que tendrán su origen en ser la adaptación de un manga que seguramente será mucho más largo (lo ignoro), pero en general me he quedo con que he gozado de una gran serie de acción.

En su día fue subtitulada por los entes de AnimeUnderground, y parece que los torrents todavía tienen fuentes, así que aprovechad.

A cuidarse.



2 comentarios:

Solus dijo...

Estoy de acuerdo contigo en la calidad de este anime. Un estilo muy interesante, aparte de ser muy real, al menos para ser un anime. Nada de super poderes ni nada parecido. Aunque hay las típicas fantasmadas propias de los animes, aún así me parecio más realista de lo normal. Me gustó mucho el cambio. Y desde luego sacan a relucir la peor cara del ser humano (lo de los niños vampiros es una sobrada total).

En lo único que no estoy de acuerdo contigo es en lo de que el personaje principal no es nada del otro mundo. A mí me pareció todo lo contrario. O sea, no es el típico prota que es una super máquina de matar ni nada así, sino que es un hombre capaz de mantenerse cuerdo en un mundo de delincuencia y locura, viéndolo todo desde el "ocaso" (no es bueno, pero tampoco quiere perder su moral). Por eso creo que este prota sí que es algo del otro mundo, porque es completamente diferente a los esquemas ya vistos. No es el más fuerte, ni el más nerd, sino que es el más real. Creo que así se comportaría una persona ante un giro tan radical en su vida (salvando las diferencias claro). No creo que una persona con moral que se ve envuelta en esto, se ponga a matar a la primera de cambio. Y es la realidad de Rock lo que me hizo ver en él un gran personaje.

Pues nada después de esta parrafada me despido. ¡Hasta otra!

PD: Aún esperamos tu análisis de la gran joya "Tsubasa Reservoir" XD

Sallem dijo...

Bueno, quizá ha parecido que he menospreciado un poco a Rock, pero no era mi intención.

De hecho creo que es un buen personaje, y admiro esa capacidad para adaptarse a su nueva vida; pero al tiempo también me descoloca que en tan poco tiempo asuma los tiroteos con una naturalidad que ni Solid Snake XD. Ya en el segundo capítulo, en su primer día en el barco, asume una situación de vida o muerte como si fuera su pan de cada día, cuando una persona normal se pondría histérica o incluso lloraría XD. Pero bueno, asumiremos que él no es normal...

Aparte de eso tampoco tiene el carisma de Rebecca o de la monja depravada, por eso no es de mis preferidos.

Gracias por el tocho XD.

PD: Ese análisis que comentas se puede demorar muuucho XD.