jueves, marzo 30, 2006

1...2-3

Hoy es un día vulgar, ordinario, me he levantado con esa sensación, y eso a pesar de que tal día como hoy hace 23 años una maravillosa mujer me dió a luz en una clínica de Barcelona.

Es extraño, debería estar más o menos contento por ser un día especial pero, indefectiblemente, año tras año la desidia va carcomiendo esta fecha, invirtiendo mis sentimientos por ella. Supongo la manera de afrontar los cumpleaños es un claro indicador de cómo le va a uno la vida: si te levantas sonriente, es que las cosas van bien; si sólo es un día más, es que algo falla.

Miro hacia atrás y me doy cuenta de que apenas he cambiado. Siento que el mundo ha seguido girando pese a que yo me bajé hace tiempo y fui a parar a un lugar donde los años se siguen cumpliendo, pero donde el tiempo se ha detenido, ya no existe o, simplemente, ha adquirido otro sentido. Tengo vértigo, y cada año más, hasta el punto de ser angustioso. Si no salgo de esta espiral pronto, puede que nunca pueda volver a hacerlo.

De verdad que siento esta mierda de post, o soy yo, o cada vez escribo peor, me "emboto" y no me sale nada decente. Espero que a este paso no acabe perdiendo una de las pocas virtudes que tengo.

En fin, Omedetou Danjobi for me. Espero que el tiempo de los 23 a los 24 se me dé un poco bien. Cuidaros.

2 comentarios:

Erilex dijo...

¡Felicidades! O algo por el estilo. No escribas cosas tan deprimentes, que dan ganas de golpearte con saña. O, dada la ocasión, de estirarte de las orejas sin piedad xD.

Sallem dijo...

Lo sé, perdona pero no puedo evitarlo xD.